Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

Acupi-art

Es una versión de la Acupirámide adaptada para introducir articulaciones en su interior.

Este modelo de Acupirámide sirve para tratar las articulaciones y otras partes del cuerpo que puedan colocarse en su interior. Se obtienen todos los beneficios descritos en el resto de la web, en este caso consiguiendo mejores resultados sobre todo en piernas y sus articulaciones (Rodillas y tobillos) y en los pies; y brazos y sus articulaciones (Codos y muñecas) y para las manos.

Efectos sobre las articulaciones

Las  Ondas de Forma (1) emitidas por cualquiera de las mini-acupirámides, medidas estas en unidades bovis aplicando la radiestesia, dan por encima de las 6.500 u/b., mínimas unidades para estar dentro del parámetro de salud, se tiene que estar por encima de esta medida.  Al ocurrir esto, ya que la más pequeña emite unas 14.000 u/b, el cuerpo se beneficia de esta energía que carga la molécula del agua, por lo tanto “recarga” las células,  los órganos y el cuerpo en general. Con esto se consigue una mejor circulación de la Bioenergía otorgando una mejor calidad de Vida. El agua es una molécula bipolar. Su átomo de oxígeno, de doble valencia negativa, y los dos de hidrógeno de valencias positivas están opuestos. Podría decirse que cada molécula de agua es un diminuto imán, con un polo positivo y otro negativo, nadando entre las demás moléculas de agua y orientándose según los campos electromagnéticos de su entorno.

Colocando una  Acupiart sobre las articulaciones, esta recibe la información energética que aporta y no solo esto, sino qué, además la frecuencia que emite y penetra en los tejidos como energía aportando una recuperación. Colocada en inflamaciones articulares, las reduce.

(1) ¿Cuál es el principio de las Ondas de Forma? Todo lo expuesto a las energías terrestres y cósmicas se van cargando hasta llegar a su saturación, una vez conseguido el punto de saturación, empiezan a emitir esa carga recibida, ahora con su forma característica, esa emisión de Onda de Forma puede ser positiva o negativa para el entorno y por lo tanto para los seres vivos que la reciben. Es por eso que hay que tener cuidado de qué Ondas de Forma nos rodeamos. Hay personas más sensibles a unas formas que a otras, pueden haber algunas que afecten a una persona de la casa y no a otras, esto pasa también con virus, polen, ondas wifi, etc.

Pin It on Pinterest