Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

MIS EXPERIENCIAS CON EL USO DEL MEGA-ACUPRESOR:

Espero no extenderme mucho y aburrirle con mi relato, pero ya que me pide mi opinión sobre el uso del Mega-acupresor y me siento honrada por ello, prefiero detallarle todo:

No soy profesional, únicamente aficionada y sin formación alguna, de modo que he comenzado a utilizar el Mega-acupresor primero en mí misma y luego en familiares, guiándome por sus instrucciones de uso y por la intuición, pues no dispongo de más herramientas de conocimiento.

La primera vez que lo utilicé en mí misma era para un dolor agudo en el codo producido por una sobrecarga al utilizar el teclado del ordenador. Me dolía al tacto y al movimiento de la articulación. Al presionar con el MegAcupresor el dolor era tan intenso que sentía mareo y vértigo. Luego comencé a sentir que era más soportable y una agradable sensación de cosquilleo y hormigueo circulatorio a lo largo del brazo que descendía por la pierna. Estuve presionando varios puntos durante tres cuartos de hora. Al final, un poco cansada, lo dejé. Volví a repetir la sesión antes de acostarme. Al día siguiente no había ni rastro de dolor. Al cabo de unos días probé con un dolor por sobrecarga en los trapecios que irradiaba a la zona cervical. La misma reacción, al presionar en puntos muy dolorosos sentía vértigo y malestar que luego se iba mitigando. Aquí tuve que repetir la sesión más tiempo y durante dos días. Al tercer día ni me acordé de repetir la sesión, porque ya no sentía molestia alguna.

A la vista del rápido resultado en mí misma, empecé a probarlo en familiares, sabiendo que la responsabilidad es mayor. En un caso de una persona con dolor intenso en una rodilla que dificultaba el movimiento estuve durante una hora, y el resultado fue una sorprendente mejoría de la movilidad a lo largo del día.
En otros casos de dolor en la muñeca y otro en el nervio ciático y otro de cervicales, si bien el resultado no fue tan magnífico, sí me comentaron que el dolor había disminuido un poco, por lo que les dije que tendríamos que seguir intentando más sesiones y en ello estoy.

En general puedo decir a modo de resumen que, en los pocos casos que lo he probado, las personas sienten mucho alivio y empiezan a confiar en mí y en el tratamiento, cuando localizo el punto más doloroso y notan la intensidad física del mismo, se sienten como “comprendidos” en su dolor. Luego pacientemente aguantan el dolor hasta notar que comienza a remitir un poco y eso también les anima. Me comentan que notan cosquilleo, circulación de la sangre, y frío y calor. Y les agrada que masajee la zona una vez dejo de ejercer presión.

La verdad estoy impresionada, y sigo practicando a ver qué nuevos resultados obtengo.

Un afectuoso saludo.
Berta.

Pin It on Pinterest