Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

Reflexología

La reflexología, reflexoterapia o terapia zonal es la práctica de estimular puntos sobre los pies, manos, nariz u orejas, basada en la creencia de que ese masaje tendría un efecto beneficioso en un órgano situado en otro lugar del cuerpo.

Casos sobre reflexología

Aplicación práctica de nuestros instrumentales en casos de reflexología.

 

(1) Según los practicantes de la reflexoterapia, la digitopuntura (opresión en puntos concretos y bien especificados) podría aliviar numerosas dolencias tales como el dolor de espalda, dolor en el cuello, estreñimiento, gastritis, dolores menstruales, asma, cefalea, entre otros. Se denominan «elementos reflejos» o «zonas de reflejo» a todas aquellas partes del cuerpo que tienen una forma definida que se puede hacer asemejar al cuerpo entero: las manos, los pies, las orejas, el rostro, el cráneo, la cara y el raquis, etc. Aunque quizás la más extendida se trata de la que estimula los pies, la Reflexología Podal.

Los proponentes de la reflexología señalan que su mecanismo de acción proviene de la acupuntura, la cual afirma que el hombre posee una energía invisible e inmensurable, el chi, que circula por unos canales llamados meridianos. En estos canales se encuentran unos puntos precisos que se pinchan con agujas ―o, en el caso de la reflexoterapia, se masajean y oprimen― para regular la circulación de esa energía. Quienes proponen esta terapia alternativa señalan que cuando esa energía se estanca dentro de un órgano o en algún punto del trayecto, se produce un desequilibrio capaz de repercutir a la larga sobre sus funciones orgánicas y producir una enfermedad.

(1) La información relacionada con la Reflexología se ha obtenido a través de la Wikipedia.

Pin It on Pinterest