Seleccionar página

Tengo diagnosticada sensibilidad química múltiple (SQM), ambiental y electrosensibilidad.

Cuando comencé a utilizar la Acupirámide, en enero de 2018, me encontraba bastante débil ya que había perdido muchos kilos y tenía dificultades para conseguir alimentar me. Desde el primer momento noté como mi cuerpo se fortalecía y mi estado físico general mejoraba. Durante este año ha sido un apoyo constante que ha potenciado todos los tratamientos que he utilizado y ha facilitado mi recuperación. Trabajo rodeada de ordenadores lo cual me debilita ya que soy muy sensible a los campos electromagnéticos, así que cuando llego a casa me meto dentro de la Acupirámide para recuperarme, siendo muy efectiva. También noto como descarga el contenido emocional y mental del día que he ido acumulando, me ayuda a limpiar, equilibrar y armonizar todo el cuerpo. Medito y hago inducciones de energía y sanación dentro de ella porque potencia y facilita la conexión. La utilizo también para limpiar cuarzos y minerales, para energizar el agua y los alimentos. Me gusta practicar body rolling o yoga dentro de ella porque al estar continuamente equilibrando y limpiando, la práctica es mucho más efectiva y potente.

Mª Teresa M. M.

Pin It on Pinterest