Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

Fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza por dolor musculoesquelético generalizado, con una exagerada hipersensibilidad (alodinia e hiperalgesia) en múltiples puntos predefinidos, sin alteraciones orgánicas demostrables.

El síndrome de la FM es una enfermedad crónica y compleja que causa dolor generalizado y fatiga, así como una variedad de otros síntomas. Si bien es cierto que está más extendida entre las mujeres adultas, la FM también la padecen los niños, los mayores y los hombres. Como la FM tiene pocos síntomas visibles externamente, se la ha apodado también como el síndrome de la “discapacidad invisible”.

El dolor de la FM habitualmente consta de dolor difuso o quemazón desde la cabeza a la punta de los pies y frecuentemente va acompañado de espasmos musculares. La agudeza varía en función del día y puede cambiar de localización.

Pulsa aquí para ver nuestras experiencias sobre la fibromialgia           Leer

Síntomas asociados a la fibromialgia (entre otros)

Rigidez: la rigidez corporal suele manifestarse especialmente al despertarse y después de llevar mucho tiempo sentado o de pie en una misma postura o coincidir con cambios de temperatura o de la humedad relativa.

Jaquecas o dolores faciales: los enfermos de FM pueden sufrir frecuentes migrañas, tensión y dolores de cabeza vasculares. También dolor en las sienes, detrás de los ojos, y dolor facial mandibular.

Parestesia: la FM a veces está acompañada de un entumecimiento u hormigueo, especialmente en las manos y los pies. Esta sensación puede describirse  como un picor o quemazón.

Sensibilidad a la temperatura: los fibromiálgicos tienden a ser muy sensibles a la temperatura ambiente. Con frecuencia, algunos sienten frío en comparación con las personas que les rodea, mientras otros sienten calor. A veces estos enfermos presentan una sensibilidad inusual al frío en las manos o pies, acompañada de cambios de color en la piel. Esta enfermedad se conoce como fenómeno de Raynaud.

Molestias en la piel: la FM puede presentarse con algunos síntomas molestos como el picor, la sequedad y el enrojecimiento de la piel. Además, los enfermos pueden tener la sensación de hinchazón de extremidades como los dedos. Una molestia común es la de que el anillo ya no cabe en el dedo, tal hinchazón, sin embargo, no es igual a la inflamación de las articulaciones provocada por la artritis, sino que es una anomalía localizada de la FM cuya causa se desconoce actualmente.

Síntomas en el pecho: los pacientes también pueden desarrollar una enfermedad llamada “costocondralgía “ que conlleva dolor muscular donde las costillas se juntan con el esternón.

Sensaciones en las piernas: algunos enfermos pueden desarrollar un trastorno neurológico conocido como “síndrome de las piernas inquietas“ caracterizado por un irresistible impulso a mover las piernas, especialmente cuando  se está descansando o acostado.

Síntomas del dolor: dolor músculo esquelético crónico y generalizado durante más de tres meses en los cuatro cuadrantes del cuerpo (dolor generalizado significa dolor por encima y por debajo de la cadera y a ambos lados del cuerpo). Además hay dolor en las cervicales, parte anterior del pecho, vértebras torácicas y región lumbar.

El American College of Rheumatology (ACR) localizó 18 puntos sensibles donde se detecta el dolor. Llegaron a decir que cuando había más de 11 puntos dolorosos, era cuando se diagnosticaba FM.

Limitaciones de los criterios del ACR : a falta de pruebas de laboratorio o rayos X, los criterios del ACR fueron un hito en el reconocimiento y estudio del síndrome de la fibromialgía. Por primera vez, los investigadores de todo el mundo podían identificar a los enfermos de FM empleando medidas normalizadas. Los enfermos, que se perdían en las marañas de la ciencia médica, por fin podían ser diagnosticados. Sin embargo, estos criterios no estaban exentos de inconvenientes.

En primer lugar, del modelo de puntos sensibles se infería que los enfermos de FM sólo podían tener dolor en determinados lugares del cuerpo. Sin embargo, los nuevos estudios comenzaron a sugerir que estos enfermos son sensibles a estímulos dolorosos en todo el cuerpo, no únicamente en las localizaciones identificadas por el ACR. Hoy, el dolor generalizado está asociado habitualmente con la Fibromialgia.

En segundo lugar, rápidamente se hizo evidente que la sensibilidad del enfermo cambiaba de día en día y de mes en mes. El resultado era que, según el día, la suma de los puntos sensibles podía estar por debajo de  los 11 requeridos por el ACR, mientras otras veces estaba por encima. Más aún, los enfermos no siempre manifestaban dolor en los cuatro cuadrantes del cuerpo. Algunos tenían dolores en un sólo lado del cuerpo; otros, sólo en las mitades superior o inferior del cuerpo.

Causas de la fibromialgia

Aunque en la actualidad no se conoce la causa del síndrome de la FM, las investigaciones han servido para descubrir datos importantes. Por ejemplo, con frecuencia el síndrome de la FM se desarrolla después de un trauma físico (un accidente, lesiones o enfermedades graves) que parece actuar como desencadenante en individuos propenso a ello. Tal trauma puede afectar al sistema nervioso central que a su vez produce la enfermedad que conocemos como FM.

Se llegó a la conclusión de que la FM tenía una probabilidad de ocurrir 13 veces mayor como consecuencia de una lesión en el cuello que en las extremidades inferiores. Los primeros estudios del equipo de investigación del doctor Donalson en Calgary, Canadá, sugieren que en los pacientes de fibromialgia la actividad eléctrica más potente en el cerebro se encuentra anormalmente en las ondas cerebrales más lentas (retraso del EEG). Por consiguiente, hay razones para pensar que los significantes cambios fisiológicos pueden ocurrir en el cuerpo como consecuencia de un trauma grave, particularmente, cuando este ocurre en el cuello o parte superior del cuerpo.

Sin embargo, no todos los casos de fibromialgia se pueden considerar fibromialgia post-traumática, dado que muchas veces no es posible identificar de forma evidente los gatillos.

Las primeras investigaciones en busca de la causa de la FM se basaron en el estudio de posibles defectos o disfunciones de los músculos en los enfermos de FM. Sin embargo, la hipótesis en esta área han sido desautorizadas ya que hay pruebas que apuntan a que la FM es provocada por un mecanismo central en el cerebro (por ejemplo, el sistema nervioso central) y no por la disfunción en los músculos de las áreas periféricas del cuerpo.

Según el doctor Yunus, los miembros de la familia de fibromiálgicos comparten las siguientes características: comparten síntomas de dolores, de fatiga, falta de sueño, predominancia en mujeres, conllevan una mayor sensibilidad al dolor corporal, no muestran ninguna patología en el sentido médico clásico ( por ejemplo, inflamación, degeneración del tejido), tienen la misma predominancia de molestias psicológicas ( ansiedad, depresión y estrés) probablemente comparten un factor genético común, todo se puede explicar sobre la base de una disfunción neuroendocrina común en el cerebro y espina dorsal (especialmente los niveles de neurotransmisores y sustancias químicas neuronales así como la disfunción hormonal de varias glándulas endocrinas.

Terapias que se recomiendan (entre otras):

Descarga miofascial: una técnica desarrollada por el fisioterapeuta John Barnes, la descarga miofascial es una forma de trabajo corporal diseñado para aliviar las limitaciones y rigideces del tejido conector (fascia). Si se lleva a cabo adecuadamente, con frecuencia disminuye la tirantez del tejido conector sobre los huesos, con que las fibras musculares se relajan y se extienden y los órganos se dilatan.

Terapia  de los puntos gatillos: una técnica concebida para romper los puntos gatillo (zonas hiperactivas en los músculos donde el sistema nervioso es excesivamente activo). El terapeuta aplica habitualmente una presión sostenida sobre los puntos.

Estimulación por EEG: es un tratamiento muy reciente que surge de las investigaciones del doctor Stuart Donalson. Consiste en “poner en hora “ el cerebro del paciente con fibromialgia cuyo EEG “ se retrasa “. Para ello se emplea un diodo que no emite luz, que se trasmite al cerebro, extrayendo energía de las ondas cerebrales más lentas a las más rápidas.

Rehabilitación física…..

Una vez que el cerebro entra en un nuevo estado flexible, se puede empezar con una re-educación neuromuscular y esto conlleva a una descarga miofascial.

Quiropraxia……

Osteopatía ……

Ejercicio aeróbico……

Nutrición ……

Acupuntura ……

Estiramientos: los estiramientos son importantes porque ayudan a aliviar la tensión muscular y los espasmos.

Terapia de relajación: meditación, ejercicios de respiración.

Terapia cognitiva o conductivista: por muy banal que parezca, la actitud ante la vida dice mucho de lo bien o mal que un paciente se las arreglará con la FM. Los pacientes que no asumen activamente su enfermedad son los que menos probabilidad tienen de recuperarse. Aquellas personas que adoptan comportamientos negativos hacia su enfermedad son los que probablemente busquen con menos ahínco ayuda.

Sentido común: las personas con FM pueden contribuir de manera significativa a su propio tratamiento aprendiendo todo lo posible de las reacciones de su cuerpo frente a la FM ¿qué cosas o actividades agravan la enfermedad? ¿Cómo pueden modificarlas?

En resumen:

La fibromialgia es el síndrome de la discapacidad invisible, y se la considera una enfermedad.

Mi otra forma de entender la fibromialgia

No considero a la fibromialgia una enfermedad (aunque socialmente y para todos los efecto lo sea), sino un aviso o señal de que algo estamos recibiendo y no hacemos caso, no cambiamos nuestros hábitos aunque estos nos perjudiquen, tampoco sabemos interpretar.

20 años padeciendo fibromialgia

Actualmente esta señora viene cada 3 o 4 semanas, el tratamiento incluye Acupirámide con Rombo y masaje aplicando Acupresor, se siente bien, hace vida normal sin medicación.

50 años padeciendo dolores

Esta señora llega con mucha dificultad para llevar a cabo las tareas diarias, con las sesiones de depuración, la Acupirámide, una dieta adecuada y un complejo vitamínico, va mejorando día a día hasta una notable recuperación.

Profesora de Pilates con fibromialgia

Experiencias obtenidas y relatadas por Z.Z.
Profesora del método “PILATES”, terapeuta y sufridora de fibromialgia.

Fibromialgia, calidad de vida y el Acupresor LOQI

La primera vez que usé tu Acupresor, sentí una vibración por dentro de mi cuerpo que me hizo sentir relajarse mis músculos.

Pin It on Pinterest