Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

Fibromialgia y calidad de vida con el Acupresor LOQI.

Cuando me enteré de su existencia, me puse en contacto telefónico con el inventor que es Mario Gil, yo estaba reticente y desconfiada dado que había probado, además de las medicinas que me recetaban, otras muchas cosas que no me solucionaron mis problemas ni los dolores, me dijo Mario que tenía que probarlo y luego veríamos como me funcionaba, pero que seguro que lo haría.

La primera vez que usé tu Acupresor, sentí una vibración por dentro de mi cuerpo que me hizo sentir relajarse mis músculos. La primera vez me lo puse en la nuca y la sensación de paz y relajación casi inmediata me sorprendió, así que decidí ponerme a meditar y así dar las gracias por tener esa nueva herramienta como ayuda en el proceso de sanación personal que me propuse. La energía era muy fuerte, yo la sentía, estaba como flotando, no vi que mi pareja, con el móvil me hacia una foto; yo no me enteré hasta que él me llamó desde su trabajo y algo impactado pues, cuando hizo la foto no vio nada y después al volver a verla encuentra que todo está como distorsionado, yo aparezco hinchadísima, la estantería movida hacia un lado y la luz a mi lado. Para mí fue una sorpresa maravillosa.

Porque esa foto confirmaba mis sensaciones. Bueno, que cada uno lo interprete como quiera, yo sé lo que sentí cuando me puse el “Acupresor”, sobran las palabras. Esta foto la enseñé a Sanadores de mi total confianza y coincidimos en que la zona blanca que se ve en la foto y está encima de mí, se muestra como luz y es la Sanación que en ese momento se me hacía siendo captada por el Acupresor “Loqi”. Está claro y evidente que el Acupresor “Loqi” capta una maravillosa energía que trabaja en nosotros sanándonos. Bendito sea. No me interesa que me crean o no en que la energía que se ve encima de mí y se alarga hacia el suelo y que se muestra en forma de luz, es la sanación que en ese momento se me hacía siendo captada por el “Acupresor”.

Te diré que tengo 49 años y mi vida hasta ahora fue de mucho sufrimiento, con pruebas muy duras, eso naturalmente te hace evolucionar pero físicamente enfermas, con escoliosis, operada del corazón, luego un infarto del que milagrosamente salí, pues me daban por muerta, después el bocio que, después de 7 años de padecerlo me desapareció en mi primera sesión de Reiki con un sanador espiritual y llegamos a la Fibromialgia en la que intervienes tú mi querido Mario con el ACUPRESOR, benditos seáis los dos. Infinitas gracias.

A partir de aplicarme el Acupresor, la Fibromialgia la controlo, cuando siento algún dolor aplico el Acupresor y en un momento desaparece y puedo moverme bien. Gracias a tu invento tengo salud y también me motiva al estudio de la Bioenergía. Soy consciente de que el Universo me regaló ese invento tuyo, mi querido Acupresor, en el momento que era importante para seguir con mi vida sin limitaciones físicas. A los escépticos les digo que abran la mente y tengan fe, esto funciona. El 2010 es un gran año en mi vida pues, me llegó un gran regalo “EL ACUPRESOR” y con él la salud con la maravillosa Bio-energía.

Puedo decirte que además de aplicarme del Acupresor a diario, práctico la meditación, vivo en contacto con la naturaleza y trabajo con mi mente para traer bienestar a mi vida, es un trabajo constante y duro, pues la Fibromialgia parece estar siempre al acecho, hay que cambiar hábitos y pensamientos. Soy autodidacta, pero me esfuerzo en aprender y tengo ayuda del cielo, estoy segura.

Te comento por último y para no ser pesada, que con un esguince que tenía en el pie izquierdo vendado y sin poder apoyarlo, al irme a acostar se me ocurrió ponerle el Acupresor, te soy sincera y te diré que pensé que no ocurriría nada, estaba tan feo, a los 5 minutos de aplicación apago la luz y me duermo. Me despertó un dolor insoportable, se para unos 5 minutos y vuelve el dolor, te juro que el pie parecía que me lo arrancarían, por fin todo termina, el pie como nuevo y es la verdad.

Gracias Mario por tu descubrimiento y gracias al Universo.

María Llama desde Lanzarote

Pin It on Pinterest