Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

Radiestesia

La radiestesia es una técnica que se basa en la afirmación de que los estímulos eléctricos, electromagnéticos, magnetismos y radiaciones de un cuerpo emisor pueden ser percibidos.

Es una técnica mediante la cual, los profesionales que la utilizan nos cuentan y afirman que de la Tierra emanan unas casi imperceptibles vibraciones energéticas que ellos y toda persona que se prepare pueden recibir y cuantificar.

Se detecta con esta técnica las llamadas líneas Hartman, líneas Curri y otras.

Los puntos de cruces entre estas dos líneas son nefastos para la salud física y energética, de ahí que se hable de lugares y/o puntos zonales donde la persona que está por mucho tiempo expuesto a ellos, véase un lugar de trabajo, donde se duerme o se sientan horas viendo la TV. Si además, estos puntos de cruce coinciden con corrientes de agua subterráneas, todo se complica y se potencia la Geopatía que puedan sufrir las personas sensibles a estas corrientes. De ahí que muchas enfermos que están con tratamientos no se mejoran, porque lo que puede mejorar con el tratamiento, acto seguido al exponerse a las mismas radiaciones, no solamente no se recuperan, si no , que siguen empeorando.

También miden mediante la Radiestesia las anomalías que producen todo aparato electromagnético, aunque unos son más dañinos que otros, las líneas de alta y baja tensión, las que producen los radio-reloj que se tienen colocados en las mesillas de noche en la cabecera de la cama, actualmente el tener el móvil encendido o cargándose por la noche muy próximo a la cabecera, el wifi, las ondas de los teléfonos móviles y otros.

Por los estudios realizados y comprobación fáctica en diverso lugares, con distintas personas, sexo y edades, nuestros instrumentes al elevar las vibraciones radiestésicas de los puntos patógenos de baja vibración y elevarlos por encima de las 6.500u/b. dejan de producirse daños en las personas que son sensibles a ellas. ahora y con su tratamiento habitual, este responde y la persona mejora.

Estudio radioestésico

Estudio Radiestésico del Acupresor y de varias Acupirámides realizados por D. E. Alcañíz.

Informes desde París (1)

Pin It on Pinterest