Seleccionar página

Ingeniero Técnico en Electrónica Industrial por la Universidad Carlos III de Madrid. Colegiado nº 25.476 por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales de Madrid.

Mis pruebas son para ver en qué puede mejorar mí calidad de vida afectada por la electro sensibilidad utilizando la Acupirámide, y los demás instrumentales desarrollados por Mario Gil.

D. Alberto Cela Criado nos remite este cuarto estudio-informe sobre su persona, comentando las mejoras que le aporta la utilización de la Acupirámide y los beneficios que obtiene, contribuyendo a una mejorar su calidad de vida.

Resultados de las pruebas realizadas con el sistema de instrumentales creados por Mario Gil.

4º INFORME DE ALBERTO CELA
Fase 4 (4 meses y medio aproximadamente).

El balance global de esta fase de pruebas (al igual que las otras 3 precedentes) es claramente positivo. Durante estos meses he estado bebiendo agua energizada por el penta con base reforzada todos los días, y he llevado siempre puesto el MegAcucolgante de 3 esferas de 14mm sin eje (excepto al dormir). Además, he llevado cerca del cuerpo (en el bolso o maletín) el MegAcupresor 5/5 liso, cuando he estado fuera de casa (trabajo o por ocio) la mayoría de los días, y el penta con base reforzada los demás días, notando en ambos casos una mejoría de mi sintomatología habitual de hipersensibilidad electromagnética, al estar cerca de aparatos o sistemas emisores de radiaciones electromagnéticas (antenas de telefonía, líneas de alta tensión, motores eléctricos, trasformadores, teléfonos móviles, etc.).

Sigo teniendo síntomas (dolor de cabeza, irritabilidad, falta de concentración, insomnio, etc.) cuando tengo que utilizar el ordenador, aunque siguen mejorando poco a poco durante el tiempo que estoy expuesto, así como en los días posteriores mientras me estoy recuperando de la exposición.

El instrumental que he usado más veces y que mejor calidad de vida me ha proporcionado es el conjunto formado por el Superpenta de 16 osciladores y sin refuerzos en la base, colocado delante de mi cuerpo (entre 20 y 30 cm), y el sistema formado por (de abajo a arriba) la Acupires 1 + la estrella de 5 puntas con aro + el Supermega con cabeza 3-5-7, cuerpo y terminal frecuenciado, colocado detrás de mi cuerpo (entre medio y un metro de distancia). La orientación que mejores resultados me ha dado (mayor protección frente a radiaciones de todo tipo) ha sido con los vértices (en lugar de las caras) del Superpenta orientados al norte, así como en la cara del Acupires 1 al norte, la punta de la estrella hacia el oeste; y los he utilizado estando en casa mientras estoy usando el ordenador, cuando estoy comiendo, leyendo, viendo la tele, o para hablar por teléfono. La estrella lleva encima 5 Acupresores Loqi, además del Supermega ya citado.

Para dormir hice la prueba, a sugerencia de Mario, de colocar el Superpenta en la cabecera de la cama, y la estrella de 5 puntas con aro debajo de la cama, notando como resultado un cierto grado de malestar, que se traduce en dolor general y molestias en las piernas. La estrella lleva encima 6 Acupresores Loqi.

La mejor calidad de sueño y efecto reparador lo he seguido notando teniendo puesto únicamente el Superpenta de 16 osciladores, sin refuerzos en la base, colocado en la mesilla de noche, al lado de la cabecera de la cama, y también mejor con cualquiera de los vértices orientados al norte que con las caras.

El segundo instrumental que más veces he usado (aproximadamente 2 meses) y que mejores efectos protectores me ha dado, es el conjunto formado por el Superpenta delante de mi cuerpo, y el sistema formado por (de abajo a arriba) la Acupires 1 + la cruz egipcia Ank con casquillo y eje + la estrella de 5 puntas con aro y 5 Loqis + la antena D.J. detrás de mí. Y la orientación mejor fue con el Superpenta con un vértice al norte y con la Acupires 1 con una cara al norte, la cruz Ank con el canto al norte, la estrella con una punta al norte, y la antena D.J. con una hendidura al norte.

En definitiva, he notado mejoras notables en el sistema nervioso central, inmune y hormonal, que me hacen pensar e intuir que es cuestión de tiempo (espero que poco), que mi cuerpo deje de ser hipersensible a los campos electromagnéticos y recupere la salud global. A parte, gracias por todo Mario.

 

 

Firmado: Alberto Cela Criado.

 

Pin It on Pinterest