Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

Todo es vibración: la Luz, los colores, la materia.

Las células del cuerpo humano ( según la Ciencia) vibran entre las frecuencias de 50hz. y los 15.000hz.

Se ha descubierto que las células emiten Luz (Fotones). Por lo tanto son Biofotones.
Las ondas magnéticas que nos vienen desde los cuerpos celestes, estas lo hacen en distintas longitudes de ondas y frecuencias. Así mismo, lo hace el espectro de la Luz visible al ojo humano y la invisible. Cuando un cuerpo detiene una determinada longitud de ondas, se da un color determinado, las demás longitudes de ondas atraviesan ese cuerpo y no se reflejan los demás colores.
La Geobiología estudia la influencia de la Tierra, de un lugar preciso de la misma sobre los seres vivos: plantas, animales y seres humanos. Nuestra Tierra se halla sometida a radiaciones cósmicas y extra galácticas. No absorbe solamente los rayos luminosos e infrarrojos, sino que sufre también una especie de bombardeo de microondas, cuyo origen se sitúa más allá de la Vía Láctea.
Esas longitudes de ondas pueden alterar o mantener en óptimas condiciones nuestros órganos y por añadidura, nuestro cuerpo físico y también los demás.
Hay elementos en la Naturaleza que son como condensadores o almacenadores de esas longitudes de ondas que es una forma de energía, esto lo vienen haciendo desde hace millones de años, luego pueden emitirlas, esto lo encontramos palpablemente en los minerales y cristales.
En estos, nos encontramos al menos con dos tipos de longitudes de ondas, la propia del color que tiene a simple vista y otra en el espectro de la luz que no capta el ser humano, pero puede estar emitiendo por almacenamiento o por canalización.
Si la Ciencia ha conseguido medir la longitud de onda de la célula, por añadidura, el órgano que se compone de células determinadas, también debe tener una longitud de onda propia como órgano; lo mismo sería aplicable a los seres vivos.
Al cuerpo humano (por traslación) le debe de ocurrir lo mismo. Tiene que dar una resultante determinada dependiendo de las vibraciones celulares, de los órganos y otros.
Entonces, si se descubre qué longitud de onda es la óptima para cada cuerpo o vehículo del Ser humano, esta sería medible, cuando esta degenerase perdiendo su propia longitud de onda, sometiéndola a las vibraciones de referencia o patrón de salud, la volveríamos a su estado natural y saludable.
Según la nueva disciplina Científica, la Geobiología; todo cuerpo en el planeta emite vibraciones (frecuencias y/o longitudes de ondas), se han medido corrientes de aguas subterráneas influyendo en un punto de cruce de la red de Hartman, y han dado la medida de 2.000 Angstrom de longitud de onda. También se han medido distintos lugares telúricos y diferentes construcciones humanas donde se han obtenido diversas medidas donde se han encontrado con 11.000 Angs.,13.000 Angs., 18.000 Angs.
En meteorología, veinticuatro horas antes de una bajada de presión atmosférica, se observa en el nudo de la red telúrica de Hartman un aumento del 100% en los rayos Gamma (estos nudos emiten unas vibraciones con longitudes de ondas de 2.000 Angstrom  o unidades de Bovis, este es un punto de los llamados geopatógenos por la Geobiología. Hay un dicho en Geobiología que reza así “ Dime donde vives y te diré lo que padeces”. Los expertos en esta ciencia han corroborado la estrecha relación entre las diferentes energías y micro vibraciones presentes en la vivienda o lugar de larga permanencia y las múltiples enfermedades o padecimientos que pueden aquejarnos.
Como los minerales, las plantas y los animales, los seres humanos estamos inmersos en un mar de radiaciones que nos bañan constantemente y de cuya energía dependen nuestro equilibrio y nuestra salud física, mental …
Los investigadores franceses Bovis y Simoneton han puesto a punto una regla graduada conocida como biómetro de Bovis, con la ayuda de una péndulo y sabiéndolo usar (pues tiene su técnica), nos indica la vibración energética o longitud de onda que emite un lugar o de un cuerpo.
Se establece una medida media y óptima para la salud del ser humano entre 6.000 y 7.000 unidades de Bovis o Angstrom.
Cuando estamos en un lugar que tiene y por lo tanto irradia unas vibraciones superiores a las 7.000, nos aporta energías y ayuda a recuperar nuestro equilibrio vibracional y por lo tanto energético, si es que estábamos por debajo del necesario para mantener nuestra salud. Permanecer por mucho tiempo en un lugar que vibre por debajo de las 6.000 unidades de Bovis, esto irá descendiendo nuestras vibraciones y acabaremos perdiendo nuestra resonancia magnética , esto nos predispondrá a padecer alguna patología.
En un estudio realizado por Simoneton se establece que cada enfermedad y cada agente patógeno concreto se desarrolla en un medio vibratorio específico ( el bacilo de Koch, responsable de la tuberculosis lo hace alrededor de las 5.500 unidades de Bovis; los cánceres en vibraciones próximas a las 4.000, etc.).

Visto lo anterior, cuando una persona está vibrando por debajo de 6.500 unidades, para equilibrarla y sacarla del estado patológico, es un buen remedio someterla por un tiempo determinado a altas vibraciones controladas hasta que vuelva su cuerpo a las vibraciones patrón de salud.

NIVELES VIBRACIONALES:

1º.-  El físico, que va desde el 0 a 10.000 Angstrom o unidades de Bovis. Mide la intensidad o mejor dicho la longitud de onda que irradia y/o está vibrando el lugar, las cosas y personas. A partir de 6.500 para arriba tiene un efecto benéfico en el cuerpo humano, de 6.500 para abajo tiene un efecto negativo.
2º.-  De 11.000 a 13.000 unidades, estamos penetrando en el campo vibracional del llamado cuerpo etéreo o vehículo de energía.
3º.-  Va de 13.500 a 18.000 unidades, penetra sutilmente en el dominio espiritual.
Dentro del nivel 1º (de 0 a 10.000) un lugar medianamente equilibrado desde el punto de vista de intensidad o vibraciones, sin perturbaciones, sin ningún aporte de energía y por lo tanto neutro, sería aquel que emitiera a 6.500 unidades.

Por debajo de las 6.500, el lugar se encuentra debilitado y puede resultar nocivo para los seres humanos, la mayoría de los animales y plantas. Sobre un cruce de Hartman ya hemos dicho que se mide unas 2.000 unidades y que son patógenas. A partir de las 7.500 unidades estamos en buenos lugares.
Un ser humano que esté en plena vitalidad estará entre las 7.000 a 8.000. Una persona enferma da por debajo de las 5.000. Con 3.000 a 2.000 se estará muy enfermo. Cuando se está a punto de morir se está emitiendo unas 1.000 unidades.
En este primer nivel, el instrumento indica: para un lugar, la actividad Cosmotelúrica; para el hombre señala la energía de su cuerpo, soporte de los otros vehículos, etéreos y espiritual.
Dentro del nivel 2º (de 11.000 a 13.500) es la cualidad del cuerpo etérico o de la energía. Es la envoltura invisible del cuerpo humano que no se ve a simple vista, aunque hay personas que aseguran verla. Es lo que fotografía la cámara Kirlian, la cual hace visible mediante colores y van desde el rojo al violeta o viceversa. Hay distintos tipos de cámaras y cada una fotografía este campo de ondas electromagnéticas de distintas maneras, pero actualmente siempre se hace en colores.
Además de esto, existe el cuerpo etéreo, este tiene una emanación blanca que se extiende unos tres centímetros alrededor del cuerpo. Este es el que se denomina “Campo morfológico estructural de la Forma”. Estos campos vibracionales se ven alterados por los estados emocionales, mentales y espirituales del individuo.
En esta envoltura está la vitalidad y la energía necesaria que alimenta al cuerpo físico (posiblemente es aquí donde se da la interacción o paso de la energía etérica – de momento desconocida – a las mitocondrias, que son las que alimentan energéticamente a las células.
Se dice también que la fuerza vital, cuando está óptimamente centralizada en los Chakras, o centros de conciencia de cada vehículo, estos hacen una trasferencia energética que alimenta al cuerpo físico.
Desde estos postulados, es fácil comprender que pueden existir sanaciones por permanecer en lugares donde las emanaciones telúricas son de muy altas vibraciones, que con su longitud de onda por encima de las 6.500 unidades, reactiven las mermadas en las personas con patología.
También esto puede suceder con personas que emitan estas altas vibraciones a través de sus manos o de su presencia.
Al restablecer las anomalías vibracionales generadas por distintas causas sobre estos cuerpos o campos vibracionales, este restablecimiento actuará por proyección, sintonía o resonancia sobre el desorden físico del cuerpo denso, que obedecerá como un robot.
Dentro del nivel 3º (de 13.500 a 18.000 ) se sigue el mismo principio de medida. No obstante, esta tercera dimensión permite una comprensión más global del impacto de un lugar cumbre y de su influencia sobre el ser humano. Aquí puede haber una influencia de vibraciones Cósmicas y Espirituales.
Estos altos estados vibracionales modifican el potencial eléctrico y magnético de nuestras células sanguíneas y de todas las demás.Según estudios científicos, se sabe que las células sanas tienen una diferencia de potencial entre el núcleo y la membrana  entre – 70 y -90 mv. Cuando esta diferencia de potencial llega a ser menor de  -26mv. Muere; antes enferma.
También nos encontramos que según el Ingeniero Henri Copin ( del servicio de transmisiones militar de Francia) habla de la posible existencias de ondas estacionarias en las células vivas, él supone que toda célula viva es un resonador (circuito resonante) de microondas y explica el mecanismo de excitación de la cavidad celular por hallarse rodeada de paredes constituidas por material dieléctrico o semi conductor.

UNO DE LOS RECONOCIMENTOS CIENTÍFICOS MÁS REVOLUCIONARIO HA SIDO EL ESTABLECER QUE LA NATURALEZA HA CONSTITUIDO DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS EN TODOS LOS  ORGANISMOS.  EL FLUJO DE ELECTRONES EN LAS CORRIENTES ELECTRÓNICAS QUE CIRCULAN A LO LARGO DE NUESTRAS CADENAS DE TRANSPORTES, SON LA ESENCIA DE LA VIDA. LA ENERGÍA ES VIDA, LA VIDA ES ENERGÍA.

También se dice que las radiaciones de microondas de las glándulas endocrinas pone de manifiesto que se penetra así en el campo psicosomático. Su característica consiste en una aceleración considerable de la actividad del Timo, que ejerce a su vez una influencia sobre el estado del ser o estado de ánimo de la persona.
Visto y estudiado todo esto, empezamos una andadura en la que queríamos emprender lo que se viene llamando el método Científico (seguimos en el). Son estos cuatro procesos fundamentales:

                                   .- Observación del fenómeno en la Naturaleza.

                                   .- Interpretación de los datos (por distintos procesos).

                                   .- Explicación de los hechos ( por distintas disciplinas).

                                   .- Creación  del fenómeno y a voluntad en el laboratorio.

                                                                                                                                                     Mario Gil Sánchez

 

Pin It on Pinterest