Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

Protección al Terapéuta.

Influencia de la Acupirámide y del Penta en la protección de los Terapeutas, la energía de las consultas y también en la mejora del paciente con las distintas terapias aplicadas.
Algunos pacientes vienen “contaminados” de energías negativas y otras posibles (haberlas, hay las). Si el terapeuta toma la precaución de darle una sesión de unos 15 minutos con Acupirámide antes de aplicarle su terapia, lo habrá limpiado (es como si el paciente viniera con suciedad física, entonces habría que lavarlo o mandar lavarse). En estos casos de contaminación energética, el paciente no lo sabe y si el Terapeuta no “ve” esta suciedad, esta puede pasar del paciente al Terapeuta y perjudicarle. Esto ya ha sido detectado y experimentado por diferentes profesionales.
Se hará una mayor protección, si el Terapeuta antes de empezar el día de consultas recibe él una sesión de Acupirámide y al final del día lo repite.

¿Cómo pueden los terapeutas evitar coger las influencias energéticas negativas de los pacientes, además de pasarlos primero por una sesión de Acupirámide? Aplicando lo que nos comenta en el párrafo siguiente el Terapeuta y experimentado con nuestros instrumentales. He notado también que al practicar sanaciones, si en la misma habitación tienes uno o varios Pentas, la energía es más alta y todo fluye mejor, tanto el resultado de la sanación, como el evitar coger alguna mala energía de los pacientes.

Xavier S. (Terapéuta)

Pin It on Pinterest