Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

Ana Lucas del “Centro Bindu” de yoga de Málaga y Terapeuta.

Hace un par de semanas recibí el pedido y han pasado varias cosas que quiero comentarte.

Soy profesora de yoga desde hace 24 años, profesora de Qi Gong Corazón del Tao, kinesióloga holística y también trabajo con la Restauración Bioenergética. La acucamilla la he comprado sobre todo para mi madre, tiene 89 años y desde mayo está con infección por E. Coli, esta vez creí que no superaría la crisis. A día de hoy sigue tomando antibióticos porque queda un poco de infección. No sé si será por las sesiones de Acucamilla, pero ya no está tan cansada y el tratamiento no le está afectando tanto, además tiene muy buen apetito, días atrás no quería comer. Los primeros días de sesiones empeoró: dolor intestinal, nauseas y mucha debilidad. Poco a poco y manteniendo las sesiones de 10 minutos, todo va mejorando e incluso algunos síntomas desapareciendo. Ahora mismo la tengo en la Acucamilla y la dejaré 20 minutos.      Ella tiene un marcapasos, al principio no me atrevía a meterla por la reacción que pudiera tener, pero no la está perjudicando. Otra cosa que me preocupa en ella es la demencia senil que va aumentando muy rápido.

Yo también estoy teniendo sesiones de Acucamilla y al principio empeoré mucho, sobre todo dolor intestinal e hígado. El hígado es mi órgano más vulnerable por nacer con los anticuerpos de la hepatitis B. En la Acupirámide ha sido todo muy bueno: relajación y no querer salir. También he hecho pruebas en mi centro antes de empezar las clases y ha sido sorprendente: al estar yo más relajada contagiaba el ambiente. Otro día les di a mis alumnos agua energizada antes de clase y antes de la meditación, todos sintieron el cambio, todos más relajados y algunos con mayor capacidad de concentración. Desde que estoy entrando en la Acupirámide antes de clase y dejando la Acupirámide recogida en el salón, todos estamos más relajados y la clase es más efectiva. También he hecho pruebas haciendo yo la meditación dentro de la Acupirámide y estando mis alumnos cercas de mí: casi todos notaron mayor relajación y concentración, algunos calor. Pero en una que utilicé el Mega, mis alumnos muy bien.

En Julio termino un máster multidisciplinar y holístico del Instituto Psicobiológico. Me gusta trabajar sobre todo a nivel emocional utilizando la terapia floral y se me están ocurriendo varias ideas para trabajar las emociones, traumas… con esencias florales y los tratamientos con la Acupirámide.

Un cordial saludo
Ana Lucas.

Pin It on Pinterest