Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

Antecedentes:

Desde antiguo es conocido el efecto energético de la forma geométrica piramidal en los seres vivos. Poderosas civilizaciones como la Egipcia, la Azteca y la Maya erigieron grandes edificios basándose en esta geometría. En este siglo las propiedades de la forma piramidal han sido estudiadas por investigadores de muchos países desde diferentes puntos de vista. Dos de los efectos más conocidos son los de la momificación de la materia orgánica depositada en el interior de pirámides y el afilado de cuchillas metálicas depositadas en las mismas. Esto sugiere que la pirámide condensa un determinado campo electromagnético asociado a la tierra y también un no definido tipo de energía procedente del espacio probablemente relacionada con lo que en la cultura china denominan el Chi, o en la hindú el Prana.

En la actualidad existen clínicas e instituciones que trabajan con la energía piramidal como método para curar enfermedades como el cáncer. Una de ellas es el INSTITUTE FOR HUMAN INPROVEMENT, de Texas, U.S.A.

 

Metodología del estudio:

La presente investigación, es realizada estudiando el efecto de un tipo de “pirámide” en el campo bioeléctrico, o aura del ser humano.

El modelo de “pirámide” estudiada es la ACUPIRÁMIDE BIOENERGÉTICA, desarrollada por los hermanos Gil Sánchez. Dicha “pirámide” difiere de las convencionales en sus proporciones y en que en su vértice es colocada una antena, denominada ACUPRESOR. El Acupresor es una varilla de acero inoxidable con una determinada forma geométrica y un tratamiento energético que lo convierte en un captador de un cierto tipo de onda-forma. Dicha onda forma, por la geometría y material constitutivo de la “pirámide”, es acumulada en el interior de la misma, beneficiando con sus efectos al individuo situado en su interior.

El objeto del presente estudio es hacer registrable y cuantificable la sensación subjetiva de “efecto benéfico” obtenida por todos los individuos que han sido expuestos a la energía de esta “pirámide”.

El método para medir el efecto es el de bioelectrografía computerizada, creada por el profesor ruso Konstantin Korotkov, catedrático de física de la Universidad de San Petesburgo. Consiste en un perfeccionamiento de la cámara Kirlian y que permite fotografiar al aura humana. Con este sistema las imágenes pasan a un ordenador, donde pueden ser vistas en tiempo real, y procesadas por modernos programas informáticos que permiten un diagnóstico energético de las distintas partes del cuerpo. Para ello utilizamos una videocámara digital de efecto Kirlian, VIDEK GDV desarrollada por Kirlionics Technology International.

El método consiste en medir el campo bioeléctrico del sujeto, introducirlo durante diez minutos en la ACUPIRÁMIDE BIOENERGÉTICA, y al salir realizar una nueva medición para comparar las diferencias.

Caso 1:

Varón. A.G. El problema fundamental que presenta es un grado alto de estrés. Zonas del cuerpo con muy bajo nivel de energía: Cabeza, columna, en especial cervicales, oído derecho. Corazón lado izquierdo, y sistema linfático. Zonas sobrecargadas: sistema urogenital y pulmones.

Después del tratamiento, la mayoría de los órganos sin energía se empiezan a recuperar, y en general todo el campo bioeléctrico. En éste y otros casos, la energía de la Acupirámide provoca un cambio energético semejante al “efecto Kundalini”, de canalizar la energía de la zona urogenital, y el incremento en toda la columna y cabeza.

El incremento en el área del campo bioeléctrico, que puede ser una medida del aumento en el nivel de energía, es de un 56%. Es un valor altísimo teniendo en cuenta el breve tiempo de la terapia, de diez minutos.

         kirlian_kti_aura_despues

         Aura antes                    |              Aura después

kirlian_kti_dedos_antes         kirlian_kti_dedos_despues

                   Dedos antes                       |                      Dedos después

Caso 2:

Mujer, R.M. El estado energético es más estable que el anterior pero existe un nivel irregular de energía con exceso en pulmones, urogenital y garganta. Existen deficiencia en abdomen, hígado e intestino delgado. Se aprecian fuertes emociones de tristeza y frustración.

Después del tratamiento, los excesos se suavizan, y se produce un incremento general de energía, especialmente en los órganos carentes de ella. El incremento de energía es de un 7%, pues en este caso el nivel de energía era aceptable en origen, pero se observa un equilibrio general del aura, en especial entre ambos lados del cuerpo, y en las áreas emocionales.

Caso 3:

Varón, J.E. Energía muy irregular, con sobrecarga en intestino delgado y grueso, pulmones y garganta. Nivel muy bajo en la cabeza. Estado de fuerte ansiedad y nerviosismo generalizado.

Después del tratamiento existe un aumento notable de la energía con un mejor reparto en las diferentes áreas. Especialmente notable es el incremento en la cabeza y la columna, como en el caso 1. El incremento general de energía es de un 17%.

Caso 4:

Varón, C.G. Energía baja en el nivel físico. Inestable e irregular. Insuficiente en corazón, hígado, riñones y bazo. Fuerte desequilibrio entre el sentimiento y la acción, pues la energía está volcada en el lado izquierdo del cuerpo.

Existe mejoría en columna y cabeza. Aunque no se solucionan las roturas como en los otros casos, el incremento de energía es muy elevado, de un 57%, lo cual indica un aumento de la vitalidad en la persona. También es destacable que la simetría entre ambos lados del cuerpo aumenta en un 12%, que es un porcentaje muy alto. La energía del lado derecho, aumenta notablemente, compensándose con la del izquierdo.

Conclusión:

La exposición a la energía de la ACUPIRÁMIDE BIOENERGÉTICA por un breve periodo manifiesta los siguientes efectos:
. Incremento generalizado de energía.
. Disminución de energía en los órganos y zonas en los que existe exceso.
. Notable aumento en zonas en que existe deficiencia.
. Mayor equilibrio en lateralidad izquierda-derecha de cuerpo y cerebro.
. Aumento de energía considerable en la columna y la cabeza.
Este aumento en columna y cabeza coincide con la sensación subjetiva generalizada de apertura del séptimo chakra y del canal de la columna. Otras sensaciones subjetivas son las de mayor paz, tranquilidad y claridad mental.
En resumen, el tratamiento con ACUPIRÁMIDE BIOENERGÉTICA puede considerarse un tipo de terapia holística, pues equilibra todo el sistema energético. Es de gran simplicidad y eficacia. Requiere un tiempo breve, y puede aplicársela uno mismo.

Consideramos que existe un amplio campo de aplicación, en el que se encuentran todas las alteraciones que cursan con la anergia, trastornos psicosomáticos, y estados alterados de ansiedad, depresión, fatiga etc. Se abre un amplio campo de investigación sobre su efecto benéfico en otros tipos de alteraciones.

Recomendamos su aplicación en personas sanas que quieran utilizarla como herramienta para alcanzar un mayor desarrollo de conciencia, pues algunos de sus efectos son muy similares a los de la meditación, pero con mayor intensidad y rapidez.

Utilizándola con regularidad, armoniza el aura, por lo que previene de anomalías en la salud, y aporta mayor vitalidad y claridad a la vida.

Fdo: Fernando Sánchez Quintana

Representante de K.T.I. para los países de habla hispana.

Pin It on Pinterest