Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

La Acupirámide en Egipto

Estudio por Elisa Villagrasa y la Acupirámide en Egipto (dentro de Keops y cámara del Rey).

Fecha y lugar donde se realizó el estudio: 19 deJunio de 2004 (Barcelona).

     Maestra de Reiki desde el año 1998, ha desarrollado un sistema de Reiki propio fusionando los dos sistemas más conocidos, el Tibetano y el Japonés, consiguiendo de esta forma  una mayor canalización energética y efectividad en los tratamientos.  Investigadora  de la civilización egipcia, ha profundizado en el estudio de las energías que aún perduran en tan enigmático país, buscando respuestas a las muchas incógnitas que cada día surgen.

     Es por ello que la Acupirámide Bioenergética ha despertado su interés, llegando incluso a llevarla a Egipto y a montarla dentro de la cámara del Rey de la Gran Pirámide en Giza.

PROCESO Y APARATOLOGÍA EMPLEADA

    Los aparatos utilizados para las mediciones han sido el Biomasa, detector electromagnético que mediante pulsaciones mide la intensidad de ondas magnéticas y el Biómetro de Bovis, concebido por los físicos franceses Bovis y Simoneton, que consiste en una reglilla armada de un péndulo, el cual indica, señalando una cifra dada en la escala de la reglilla, la intensidad del lugar.

    Los inventores de este Biómetro utilizaron como punto de partida las longitudes de onda conocidas en física, por ejemplo la del cromo “r” rojo, correspondiente a 6.500 unidades Amström (1 Amström es igual a una diezmillonésima de milímetro).

    Nosotros nos basamos en la medición con el término de UNIDADES BOVIS, pues es tan pequeña la cantidad de vibración que se mide que es imposible determinar exactamente y con propiedad, otra forma de calificarla.

    Este aparato mide las vibraciones que emiten los lugares de Poder, o lugares especiales de la Tierra, pues es de todos conocidos que desde la más remota antigüedad se han localizado y utilizado con fines religiosos y espirituales por todas las culturas sin excepción.

    Según la Geobiología todo cuerpo en el planeta Tierra emite vibraciones, o frecuencias, o longitudes de onda, como queramos llamarlas.

    Por otra parte, también desde el espacio nos llegan ondas electromagnéticas en  diversidades de longitudes de onda y frecuencia.

    Observando las vibraciones que emiten los lugares, podemos establecer las medidas optimas por las que guiarnos para conocer el poder de un lugar, o lo sano que puede ser y como nos puede influir.

    Al ser humano sano, le corresponde estar entre las 7.000 y 8.000 unidades Bovis. Si la persona se encuentra por debajo de 5.000 unidades está enferma y cuando más bajo esté, mayor es el riesgo de una enfermedad grave, en los preliminares del fallecimiento se baja a unas 1.000 unidades Bovis.

    En cuanto a los lugares podemos establecer la siguiente escala :

 Sector 1 – EL FISICO –   de 0 a 10.000 Unidades Bovis.

Sector 2 – CUERPO ETERICO o ENERGÉTICO – de 11.000 a 13.500 unidades Bovis

 Sector 3 – DOMINIO ESPIRITUTAL – de 13.500 a 18.000 unidades Bovis.

 Esta última medición suele darse en los santuarios o puntos de iniciación.

 ANALIZANDO LA ACUPIRÁMIDE BIOENERGÉTICA

Iniciamos la prueba en una casa de Barcelona, en primer lugar medimos la habitación, antes de proceder al montaje de la Acupirámide Bioenergética.

 9 h.  – habitación sin Acupirámide  = 9.000 unidades Bovis

 9,40 h.  – Acupirámide Bioenergética y utilizamos el Acupresor como antena.

 Empezamos la medición energética con el Biomasa (aparato electromagnético), empezando por la base de la Acupirámide.

 Base, nos da una lectura muy lenta y baja, y en la cúspide absolutamente nada.

Biómetro de Bovis – Recién montada la Acupirámide Bioenergética ya tenemos una lectura de 11.000 unidades en la base, a media altura 10.000 unidades y en la cúspide 9.000 unidades.

Quitamos la antena (Acupresor) y medimos de nuevo.

Biomasa, no marca absolutamente nada.

Biómetro de Bovis , a ras de suelo medimos 10.000 unidades, a media altura 9.000 unidades y en la cúspide igual medida.

 Por lo que lógicamente deducimos, que la Acupirámide Bioenergética se carga más rápidamente con la antena.

 A las 10  vuelvo a colocar la antena (Acupresor) en la cúspide de la Acupirámide Bioenergética.

 Medición a las 10,10 h.

EL Biomasa, detecta energía de intensidad media, pero más activa hacia la base.

Biómetro de Bovis, en la base de la Acupirámide Bioenergética medimos ya 11.000 unidades, a media altura 10.000 unidades y en la cúspide también 10.000 unidades.

    Sólo con 10 minutos de tiempo la Acupirámide Bioenergética ha recuperado la intensidad vibratoria anterior que ya tenia con la antena (Acupresor), e incluso la ha superado en la cúspide.

Medición a las 10,20 h.

    Sólo medimos la intensidad de la habitación donde se encuentra la Acupirámide Bioenergética y observamos que ha subido a 10.000 unidades, pues la Acupirámide crea también un campo energético a su alrededor.

 Medición a las 10,30 h.

    Biomasa, se colapsa, llega a su total intensidad de medición dentro de la Acupirámide Bioenergética, desde el suelo a la cúspide.

Biómetro de Bovis, a ras de suelo tenemos una lectura de 13.000 unidades, a media altura 11.000 unidades y en la cúspide 11.000 unidades.

Estamos ya llegando al limite del sector 2, correspondiente al cuerpo etérico o energético.

El ambiente de la habitación ha subido en calor físico y en intensidad energética obtenemos la medida de 11.000 unidades.

    Medición una hora después de su montaje: Biomasa, sigue colapsado al limite de su capacidad de medición.

Biómetro de Bovis, 12.000 unidades en la base y 11.000 unidades en cúspide y a media altura.

Repasamos de nuevo la medición y observamos que parece como si la Acupirámide Bioenergética estabilizase su energía, es más suave, no se nota tanto calor en el exterior e incluso el Biomasa pulsa con menos intensidad.

Procedemos ahora a entrar en la Acupirámide Bioenergética y a efectuar una meditación.

Medición a las 12,30 h.

    Como el Biomasa ha llegado ya a su capacidad de medición, utilizaremos a partir de ahora solo el Biómetro de Bovis, que es mas preciso para poder medir estas vibraciones tan extremadamente sutiles.

Biómetro de Bovis, la Acupirámide Bioenergética está completamente estabilizada a 14.000 unidades Bovis, desde la cúspide a la base obtenemos igual medición.

    En la habitación ya ha descendido el calor físico que se observó hasta este momento.

 Medición a las 14,30 h.

    EL Biómetro de Bovis,  sigue estabilizado completamente a 13.000 unidades.

 Medición a las 16 h.

    Biómetro de Bovis, nos sigue dando la misma lectura 13.000 unidades y en toda la Acupirámide Bioenergética por igual.

 Medición a las 24 h.

    Biómetro de Bovis, sigue en 13.000 unidades en toda su superficie.

     Observamos que aproximadamente a las 6 horas de su montaje, la Acupirámide Bioenergética parece ser que se estabiliza así misma en una intensidad de 13.000 unidades, que como podemos observar por el cuadro anterior, pertenece al sector 3 o Dominio espiritual.

__________________________________________________________________________________

 LA ACUPIRÁMIDE BIOENERGÉTICA EN EGIPTO

    La Acupirámide fue introducida en la Gran Pirámide concretamente en la cámara perteneciente al faraón Keops, donde se encuentra el sarcófago de granito rojo.

    Esta cámara ya de por sí es muy energética, sus mediciones son 13.400 unidades la sala y el sarcófago 14.300.

    Una vez que la Acupirámide Bioenergética fue  montada en la Cámara real, se creó un campo energético a su alrededor muy intenso, incluso fue “sentido” en propia piel por los que se hallaban en su cercanía, y yo concretamente que estaba en su interior pude notarlo mucho más intensamente.

    Desde el suelo y hacia la cúspide se generó una especie de remolino que me envolvió completamente haciendo que mi piel se humedeciese incluso y que mi cuerpo temblara al entrar en contacto con tanta energía, ya que la Acupirámide Bioenergética estaba haciendo de amplificador dentro de la cámara real.

    La intensidad energética que captamos en estos momentos fue de 16.900 unidades.

 CONCLUSIÓN

    Comprobadas pues, las distintas mediciones vibratorias y habiendo probado ya la Acupirámide en distintas ocasiones, he llegado a la conclusión que no sólo es a nivel físico y curativo que puede ayudarnos, sino, incluso a nivel energético. Es capaz de estabilizar nuestra canalización energética y ayudarnos en nuestro bienestar,  además, como consigue aumentar la vibración del lugar hasta los niveles establecidos sólo en lugares espirituales o santos, también puede influir en nuestro avance Conciencial y Espiritual.

                                                                     

                                                                                                                                                                ELISA VILLAGRASA

Maestra en Reiki Usui-Tibetano, Japonés y Karuna. Investigadora de la Civilización Egipcia

Fotos dentro de la cámara del Rey y delante del sarcófago

foto_egipto_2foto_egipto_1

foto_egipto_5ia.

foto_egipto_4

foto_egipto_6

Pin It on Pinterest