Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

“El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional”
Frase atribuida a Sidhartha Gautama, transformado en Buda.

Ahora y con el Acupresor “Loqi” el dolor es evitable.

Hace más de 2.500 años, el Príncipe Sidharta Gautama llamado más tarde el Buda, el Iluminado, se interesó por descubrir el origen del dolor; encontró y nos transmitió las cuatro Verdades acerca del origen del dolor y como combatirlas, esto se puede realizar a través del  Noble Óctuplo Sendero, con ello se puede  mitigar o suprimir desde sus raíces el dolor. Han pasado estos 2.500 años y son unos pocos los que lo han conseguido.

Hoy en el siglo XX- XXI nos sigue atormentando el dolor y siendo cierto el legado del Buda, que el dolor es vehículo de Consciencia, si sufrimos, es que no hemos despertado suficientemente ésta Consciencia. Cierto es que un acercamiento, aceptación y sobre todo una puesta en práctica del mismo Sendero, poco a poco nos llevará a la cesación del dolor. Hay distintos niveles y procedencia de lo que llamamos dolor, por lo menos una psicológica y otra física. Existen otras.

Pero desde mi punto de vista, una vez alcanzado un estado aceptable de Consciencia, puede aparecer otro tipo de dolor, este es debido a una recepción mayor en cantidad de un tipo de Energía y/o de un estado vibratorio de más alta frecuencia, el cual se convierte en un fluir de esta Energía, y si ésta por alguna causa se almacena en nuestro cuerpo, produce dolor y deformaciones. La Energía que nos da la Vida cuando fluye, al estancarse ésta misma Energía nos produce un deterioro y patologías, a estas se las llaman hoy, enfermedades “invisibles”.

En el cuerpo humano tenemos a grandes rasgos dos formas internas de producir el dolor, una por alteración química y otra por alteración física en su base celular. La química es por la alteración bioquímica, la física por una alteración bioeléctrica o de polarización iónica. Van muy ligadas las dos formas.

Mi deseo es encontrar dentro de mis posibilidades la manera de investigar o a quien tenga posibilidades de hacerlo conmigo en más profundidad, léase Laboratorio, etc….. Hay que investigar para encontrar la etiología interna del dolor, encontrar los procesos que se dan y donde se originan esas señales que se transmiten  por los nervios y médula espinal al cerebro y éste las registra como dolor. El dolor puede aparecer por distintos motivos como,  estímulos mecánicos, químicos, térmicos o eléctricos de intensidad suficiente para llegar a producirse.

El dolor físico se puede dar por causas patológicas ya desarrolladas o se puede dar antes de que comiencen estas. Existen las algopatías sin causas patológicas encontradas, éstas son las modernamente llamadas enfermedades “invisibles” o “raras”. Según un Doctor amigo, están apareciendo en estos momentos muchas de estas enfermedades que se desconocen, hay dolores sin causa aparente como la famosa Fibromialgia y otras. En los casos de FM no siempre el dolor es ocasionado por una enfermedad en, o de los órganos,  puede ser una anormalidad en la recepción  de la señal dolorosa por el sistema nervioso correspondiente. Puede estar ocasionado por la presencia de proteínas del dolor (P), por alteraciones de las serotoninas y otros neurotransmisores (NT), los cuales causan hipersensibilidad al dolor.

Estoy de acuerdo que las algias en un componente muy alto dependen del estado psicológico del paciente, que según su actitud ante la vida y la enfermedad, el dolor puede ser mayor, menor o no aparecer (son menos estos últimos). Según sea la actitud interna, puede ésta tener influencia considerable en la información y transformación del cuadro visible y como lo supera o lo sufra.

Se dice que el ser humano que sufre se hace inevitablemente egoísta, el dolor lo separa de su entorno habitual, el instinto de conservación le impulsa a ocuparse ahora de sí mismo. Me llama mucho la atención que en las personas que padecen FM, aparecen los siguientes cuadros: el haberse dado excesivamente a los demás, ya sea dentro de sus familias, en sus trabajos y socialmente, olvidándose de sí mismos. La enfermedad parece que nos lleva a buscar un equilibrio que desde un principio carecíamos de él, pues estábamos sólo en un lado de la balanza, por eso se pasa ahora al otro lado, la Vida nos para con la enfermedad para que ahora  nos ocupemos menos de los demás y más de nosotros. Tenemos que velar para  no quedarnos ahora sólo en este lado de la balanza.

¿Puede ser esto una llamada  del Ser Interior que reclama mayor atención al cuerpo donde habita, para que haga lo que ha venido a realizar ¡VIVIR! y éste por desconocimiento no reconoce………? ¡YA! Pero hemos venido sin libro de instrucciones.

Ahora, el dolor es evitable con la invención del Acupresor “Loqi”

NOS QUEDA UNA ASIGNATURA PENDIENTE ¡SABER VIVIR!

                                                                                                                                                                                 Mario Gil Sánchez

Pin It on Pinterest