Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

Terapias realizadas con perros.

Relato realizado por D. Ángel M. Sierra desde Palma de Mallorca.

Estoy haciendo muchas pruebas, investigaciones y terapias. Todas ellas con resultados muy positivos.

El caso de mi perra:
Mi perra tiene 15 años cronológicos, el pasado año le salió un cáncer de mama por la parte interna, la operaron y se lo quitaron, el tumor pasaba unos 300gr. Una vez operada la llevamos a casa, estaba muy débil y mal. En casa empecé a aplicarle el Acupresor, darle agua energizada y a introducirla en la Acupirámide, empezó a mejorar y pasados tres meses está fenomenal, su apariencia ahora es de unos 10 u 11 años fisiológicos.
He de decir, que el Veterinario nos aconsejaba de no operarla, que aunque se la operara, no sobreviviría mucho tiempo.

Un poco de su historia:
Anteriormente a todo esto, estuvo tres años mal, se le había retirado la regla, tenía las orejas gachas, se le caía el pelo, no corría, estaba pasiva. Ahora todo cambió a lo contrario, el pelo lo tiene bien, corre más, está ágil, juega más con otros perros y conmigo.

Yo creo que la aplicación del Acupresor, la Acupirámide y el tomar el agua energizada, le ha subido la frecuencia vibratoria, le ha dado vitalidad, fuerza y todo lo demás. Se le ha vuelto a poner las orejas de punta, esto lo perdió, que yo recuerde, hace unos ocho años, cuando tenía todavía plena vitalidad.
_____________________________________________________________________________________________________________________________

Relato realizado por D. Joseph Zaragoza desde París

El pasado mes de diciembre (2005) una amiga, me comunicó que su perro Bouboun, de 18 años, no pasaría las fiestas porque ya estaba decidido que “iría al veterinario”-eutanasia canina. Me comunicó Guillaine que estaba ya bastante enfermo, prácticamente ciego y no controlaba ya sus esfínteres. A mí me pareció monstruoso esto del veterinario, no solo por la época sino, porque además era el regalo, muy simbólico y muy personal de su fallecido marido. Aun cuando sabía que la decisión estaba ya tomada, me atreví a sugerirle la utilización, para ella, de la Acupirámide.

Y una vez que la aceptó, pase a decirle que metiera en ella a Bouboun, que metiera el agua y los alimentos que le daba…”al menos para que estuviera contento antes de ir a ver al veterinario”: el recurso ¡Funciono! Porque durante las fiestas recibí un SMS muy emotivo: “Bouboun y yo estamos bajo la Acupirámide”.

Pasadas las fiestas, cuando fui a recoger la Acupirámide, Bouboun seguía ahí, sano y salvo-ya tú te imaginarás como me ¡Recibió!- El caso es que hace algunos días volví a visitar a Guillaine. Bouboun ahora goza de buena salud, hasta me dio la impresión que su pelambre era algo más brillante y consistente: claro que me reconoció y se puso muy contento con mi visita, cosa que, por supuesto, te hago extensiva.

Joseph Zaragoza (Antropólogo, Escritor, Terapeuta de la Medicina Tradicional. Creador de la Terapia Bioenergética o Microvibratoria conocida como MASAJE FLUÍDICO).

_____________________________________________________________________________________________________________________________

El 25 de octubre de 2015 a las 11:54 Silvia Barquero escribió:

No utilizo la Acupirámide tanto como desearía, pero te puedo asegurar dos cosas: una, que las meditaciones y la relajaciones son muchísimo más profundas con la Acupirámide, y que a mis animales también les encanta.

_____________________________________________________________________________________________________________________________

 

Pin It on Pinterest