Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información
Seleccionar página

La Acu-plantilla aplicada a una persona sana

El tratamiento se aplica en dos veces con un espacio de aproximadamente 6 meses entre las dos aplicaciones, sobre una persona sana físicamente de 42 años de edad.

La primera vez que se aplica la persona estaba pasando por un momento emocionalmente difícil, al situar el pie sobre la Acu-plantilla, sin llegar al minuto empezó a sentir un fuerte escozor que iba avanzando por las piernas, además de sentir pequeños pinchazos y hormigueo en distintas partes del cuerpo, según pasaba el tiempo el dolor en determinados puntos del pie aumentaba y se optaba por dos soluciones, retirar el pie si el dolor era intenso o continuar hasta que descendiera el dolor y desapareciera.
Al retirar la Acu-plantilla, había que dejar un tiempo hasta que la planta del pie se recuperara para poder andar de nuevo.

Este experimento indica que había gran cantidad de energía bloqueada y que en su proceso de movilización y liberación, al ser captada por las puntas de la Acu-plantilla, se percibía un escozor que llegaba a percibirse como dolor mientras se estaba desbloqueando.
La segunda aplicación se realizó 6 meses después, en un momento emocional más estable y tranquilo. Se sitúa el pie y a los 5 minutos seguía sin notarse especiales molestias, hasta los 11 minutos no se empieza a notar un escozor que sube por la pierna y llega hasta la ingle, pero sin llegar a ser dolor como en la primera aplicación.

En los dos casos hay que dejar un tiempo de reposo después de aplicar la Acu-plantilla, porque es como si se hubieran abierto canales energéticos para liberar la energía bloqueada y hay que esperar un tiempo a que se vuelvan a cerrar.

Se puede deducir que aunque no existan enfermedades físicas, los problemas emocionales hacen que se bloquee el fluir normal de la energía, y este bloqueo puede provocar en un futuro las enfermedades.
Al no existir enfermedad física, es difícil evaluar el resultado del experimento, como por ejemplo alivio de un dolor, mejoría de unas varices, etc. Lo que sí se puede asegurar es que hubo una movilización de energía bloqueada y liberación de la misma.

                                                                                                                                            Carmen Galarreta (Terapeuta)

Pin It on Pinterest